Remake Americano: AGUA TURBIA / DARK WATER la huella Pelicula del 2005 con la participación de Jennifer Connelly

basado en la película "Honogurai mizu no soko kara" (Dark water) de Hideo Nakata  realizada en el 2002

basada a su vez en la novela de Kôji Suzuki  escrita en 1996

El cine japonés sigue proveyendo de productos culturales al cine de Hollywood.

En el género terror, uno de los favoritos parece ser Hideo Nakata (“Ringu”, “The Ring”). En este caso, además, pasa por la particular mano del brasilero Walter Salles y su equipo creativo.

Habiendo visto las dos, la versión de Salles, si bien prácticamente no se aparta en la narración de su original, posee identidad propia.

Nakata parece tener predilección por la presencia de conflictos familiares (los problemas entre padres como disparadores de problemas en los personajes infantiles protagonistas de sus films), a partir de los cuales elabora y se introduce en el mundo de los fantasmas.

 El guionista Rafael Yglesias, en este caso, eligió profundizar sobre el conflicto humano, logrando personajes de rara profundidad para un film de género como “Dark Water”.

Dahlia (Jennifer Connely) es una mujer en vías de divorcio, en medio del conflicto con su ex por la tenencia de su pequeña hija Ceci. La separación de la pareja implica mudarse, y dado que la vida en Manhattan es carísima y Dahlia no quiere instalarse cerca de su ex, elige Roosevelt Island. Esta es una de las islas menos conocidas de New York, aunque se encuentra a pocos minutos del centro de la ciudad. Es el lugar de los “exiliados”, la cara que no se ve, no se menciona. Ni pobre ni rica, estéticamente es lo que representa para los demás: el anonimato. Todos los edificios se parecen, todo es gris y chato, cercada por el río que la separa.

Dentro del mundo real, Dahlia ya está ingresando sin embargo en un terreno extrañado. Perseguida por pesadillas infantiles, en las cuales revive una y otra vez el abandono implícito y explícito de su madre alcohólica y drogadicta, Dahlia ve en su hija su constante posibilidad de redención. Y acá es donde el film de Salles adquiere su originalidad. Dalia se ha pasado la vida tratando infructuosamente de olvidar para seguir adelante.

La separación, momento traumático y disparador de crisis atrasadas, la llevará paulatinamente, en este viaje invertido que es “Dark Water” hacia enfrentar sus demonios a través del terror que la perseguirá desde lo fantástico.

La presencia del agua como elemento indicial de la razón del espíritu que anda dando vueltas, sirve así mismo de metáfora; el agua como símbolo, como conductora entre la vida y la muerte, entre los vivos y los muertos. Para Salles, ese líquido viscoso que vuelve una y otra vez y del que Dahlia no logra deshacerse también es su pasado.

La presencia del espacio es tan fuerte como la de los personajes humanos. La arquitectura, “brutalista” como la define el agente inmobiliario Murray, se basa en un estilo monobloc, y cuyas ventanas apuntan hacia adentro, es decir, hacia otros edificios iguales. Las ventanas escasean, haciendo que el aire no corra y la luz no entre. Flanqueando los edificios, chimeneas sin fin. Roosevelt Island es como la gran prisión donde quedan los “olvidados”. El anonimato es la identidad del lugar y absorbe a todo el mundo (y uno de los temas del film que se extiende de forma superficial a los demás personajes: el ser alguien, el estar o quedarse solo, el ocultar esa soledad a los demás, que en vez de la excepción, este aislamiento sea la norma en el mundo). La presencia casi constante de la protagonista termina por identificarla al espacio. Lo siniestro consiste en volver extraño aquello seguro y cotidiano.

Pero para Dalia, el terror no sólo viene de afuera, sino de adentro, y ese espacio que ahora habita en la vigilia a su vez es intercambiable con el que la persigue en sueños. El fantasma, en “Dark Water”,

 si bien con historia propia, no es otra cosa que la síntesis terrible de todo esto. El espíritu hace visible aquello que permanece oculto tras los ojos, o sugerido en el cemento.

 Film más sutil de lo que parece a simple vista, “Dark Water” no es otra adaptación de un film japonés, sino que toma una idea y, con todas las limitaciones que puede imponer un estudio, la hace propia.

Fuente: www.imaginacionatrapada.com.ar

trailer del Remake Americano: AGUA TURBIA / DARK WATER la huella

 

fotos del Remake Americano: AGUA TURBIA / DARK WATER la huella