La cantante británica Amy Winehouse fue hallada muerta en su casa de Camden, en el norte de Londres, según publicó hace instantes The Sun, agencias y otros medios británicos.

La artista, de 27 años, era famosa por sus escándalos y por entrar y salir derehabilitación constantemente, debido al permanente abuso del alcohol y otras sustancias. Por tales motivos, trascendió que la policía sospecha que la causa de la muerte haya sido una sobredosis.

Amy Jade Winehouse era una cantante y compositora inglesa, conocida por sus mezclas de diversos géneros musicales, incluidos entre ellos el Soul, Jazz, R&B, Rock & Roll y Ska. Es mejor conocida por su registro vocal (Contralto), que ha sido descrito como “acústicamente poderoso” y además, “expresa profundamente sus emociones”.

En 2003 Winehouse lanzó su álbum debut, Frank, que obtuvo críticas positivas y fue comercialmente exitoso en su país natal, Gran Bretaña, y fue nominado por los premios Mercury Prize. Su segundo álbum de estudio, Back to Black, fue publicado en 2006. Por este disco la cantante consiguió seis nominaciones a los Premios Grammy, de las cuales ganó cinco, entre ellas, Canción del año, Grabación del año y Mejor artista nuevo.

Este hecho condujo a Winehouse a obtener el record por ser la primera mujer en ganar la mayor cantidad de reconocimientos en una sola noche y además ser la primera artista Británica ganadora de cinco Grammys. A su vez esto provocó que Winehouse estuviera en la mira de los medios, metiéndose también con su agitada vida personal.

En febrero de 2007, ganó el BRIT Award a Mejor Artista Británica. También ha ganado un World Music Award y tres Premios Ivor Novello, entre otros prestigiosos reconocimientos.

Winehouse ha sido acreditada como una influencia detonadora en el ascenso de la popularidad de mujeres dedicadas a la música, de la música Soul y por fortalecer a la música Británica.

Winehouse ha recibido además, la atención de los medios por causas ajenas a su voz. Su estilo distintivo, ha sido motivo de inspiración para algunos diseñadores de modas como Karl Lagerfeld. Su adicción a las drogas y al alcohol, sus complicaciones médicas derivadas de su comportamiento autodestructivo, así como sus constantes problemas legales la han convertido en noticia cotidiana desde 2007.