25 agosto 11

Tremenda sorpresa se llevó el cantante Pitbull al enterarse que Lindsay Lohan lo demandó por usar su nombre en el famoso tema Give Me Everything, donde afirma que la letra es difamatoria y está causándole un daño irreparable.

Por ello, el famoso cantante respondió a esta demanda y le mandó un mensaje a la actriz de Hollywood

“Yo digo, wow, el nombre está llegando a otro nivel y las personas están escuchando la música y prestando más atención”, expresó Pitbull ante las cámaras de Primer Impacto al hablar por primera vez de esta demanda que no esperaba.

“Yo no sé por qué ahora la demanda pero lo que te puedo decir que cuando empieza la canción es muy positiva.

Cuando yo la menciono a ella en la canción, si tú la escuchas de verdad, yo la estoy apoyándola”, dijo .

Y es que el cantante asegura que Give Me Everything es una canción que contiene un mensaje positivo, y no podría hacerle daño a la actriz:

“No entiendo, es algo positivo. Soy una persona que apoyo a Lindsay Lohan a todas las personas que la prensa Lo llevan hasta el techo y luego lo a tiran hasta el piso y hacen todo lo que quieren con la vida de estos artistas, esa es la razón que yo dije en esa parte de la canción”

.“Si tú escuchas toda la canción es una de las personas que yo apoyo…

No creo que va a afectar su carrera, va a ayudar su carrera”, destacó el cantante.

Y aunque este pleito ya tomó un rumbo legal, Pitbull le mandó el siguiente mensaje a la actriz:

“Lindsay Lohan, quiero decirle que no sé cómo le falté al respeto, pero la quiero invitar a los VMA y quiero darle una invitación”, comentó con mucho respeto, pues se presentará en la ceremonia de los MTV Video Music Awards el próximo 28 de agosto.

Give Me Everything se mantiene en los primeros lugares de popularidad en las listas musicales y fue lanzada hace meses, pero es hasta ahora que Lindsay le prestó atención a la letra de la canción y se dio cuenta que su nombre figura ahí.Y digamente si no fue Lindsay quien ha remotado que se ponga de moda la cancion que incluso fue uno de los temas que se escucho en la boda de Kim Kardashian en donde la propia Lindsay tuvo que aguantarse y escuchar la cancion.